Corazones de papel reciclado
Foto: Boby Dimitrov.

Esta semana Cuidando al medio ambiente desde la aula te propone una actividad interesante y atractiva para todas las edades: reciclar papel. Si bien puede ser adaptada para cualquier edad, vamos a plantear la acción de una forma que resulte atractiva para los más chicos de la escuela, es decir, los de primer ciclo. La idea es que realizando tareas manuales se interesen por el cuidado del planeta.

La propuesta es trabajar en el marco de áreas como plástica o ciencias naturales, y realizar la actividad durante la clase. Para poder realizarla, vamos a necesitar recolectar por algunos días papeles que ya no sirvan como diarios viejos, hojas de carpeta o cuaderno, o fotocopias (no papeles de fax, ni plásticos).

Una vez reunido el papel, los insumos necesarios son:
-Tijeras,
-Mortero (o bol con algún utensilio para hacer presión),
-Marco (portarretrato por ejemplo),
-Plancha de alambre (tipo mosquitero) del mismo tamaño del marco,
-Recipiente con agua (del mismo tamaño del marco).

En casa

Se recomienda que en casa se realice el trabajo de búsqueda del marco (el tamaño del portarretrato de una foto de 10×15 resulta cómodo para trabajar ya que los chicos pueden transportarlo fácilmente y en las casas es muy común que haya), y la colocación del alambrado. De esta forma, los chicos no manipularan alambre en la escuela, lo que puede resultar peligroso, sino que lo harían en casa con la supervisión de los papas.

Lo que tiene que hacerse con el alambre es recortar una figura de la misma forma y tamaño del marco, y ajustarla a él utilizando chinches, de esta forma quedará listo para usar como molde para el papel reciclado. La idea es que funcione como colador y escurridor de la pasta que se formara triturando el papel, allí se secará y tomará forma.

En clase

El trabajo puede hacerse en grupos reducidos (no más de dos o tres integrantes) o individuales (recomendado, para que cada uno tenga un papel). Cada uno traerá de casa el marco con el alambrado, los papeles a reciclar y el mortero.

La idea es mojar el papel y presionar de modo que termine formándose una sustancia pastosa. Esta pasta debe ser volcada con un poco mas de agua en el recipiente que los chicos hayan traído (el que se indica del mismo tamaño del marco).

Una vez allí, debe ingresarse el marco con el alambre al recipiente y luego poder retirar el marco cubierto con la pasta. De esta forma. la pasta tomará la figura del marco y, luego de escurrirla, estaremos en condiciones de dejarlo reposar unas cuantas horas (por ejemplo hasta el día siguiente) para que, una vez seco, tengamos el papel reciclado.

Para esta actividad se recomienda tener un espacio en la escuela en el cual dejar los marcos reposando, para que cada uno no tenga que transportarlo fresco hasta su casa, evitando olvidos y roturas.

Una vez terminada la experiencia de reciclado, es interesante poder conversar con los chicos acerca de la importancia de hacerlo usualmente, acerca del reuso de materiales y sobre cómo el papel es sólo uno de los miles de materiales que podemos volver a utilizar para no generar desechos.

Para llegar a los más chicos, el trabajo manual resulta mucho más interesante que una exposición teórica y, por ello, deja mejores resultados a la hora de pensar en cómo ayudar a mantener limpio nuestro planeta.

Más actividades para incorporar temas ambientales al aula:
Canciones con conciencia
Actividad con la película de Los Simpsons
Con el cuento “Un elefante ocupa mucho espacio”