México y un método para limpiar suelos
Foto: ibranchido.

Con el objetivo de luchar contra el impacto ambiental que dejó la industria del petróleo, México está poniendo en marcha métodos de limpieza biológica, que consisten en degradar alcoholes, solventes, glicerinas, gasóleo, gasolina, aceite, benceno y acetonas, para convertirlos en dióxido de carbono y agua.

De acuerdo a Tierramérica, se trata de la bioremediación, al que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos define como un proceso “en el que microbios, como bacterias u hongos, degradan químicos peligrosos a compuestos menos tóxicos o no tóxicos”, que sirven de alimento a los microorganismos gracias a los materiales nocivos.

Por su parte, el gobierno mexicano decidió convertir un ex complejo industrial en el Parque Ecológico del Bicentenario, que tendrá 55 hectáreas y será inaugurado en 2010 como parte de los festejos de México por los 200 años de su independencia de España. En 1933, el complejo comenzó a funcionar con la empresa de refinación de combustibles El Aguila, pero cinco años después fue estatizado por la nacionalización del petróleo llevada adelante por el entonces presidente Lázaro Cárdenas. Desde 1976, la planta tuvo una producción enorme, que alcanzó el procesamiento de 105000 barriles de petróleo al día. Pero en 1991 el gobierno ordenó su cierre, ya que estaba situado en un área urbana. Lo que quedó fue un complejo que era necesario eliminar.

Ese proceso se llevará adelante estos días. El primer paso es eliminar los residuos que quedaron de aquella época. Para esto, se utiliza la bioremediación, que implica el uso de técnicas como la extracción de porciones de suelo contaminado que luego es tratado con microorganismos. Otra técnica utilizada es la llamada biopila, por la que la aireación de segmentos de suelo estimula la actividad biológica.

El investigador de la Universidad Autónoma de Tamaulipas Patricio Rivera, aseguró a Tierramérica: “El aumento de la actividad petrolera y de gas trae consigo muchos residuos, tanto por la perforación de pozos como por derrames de los propios hidrocarburos, por lo que se ha intensificado el tratamiento de suelos a fin de remediarlos”.

Es importante destacar que, más allá de que este tipo de métodos sean utilizados en todo el mundo, es necesaria una investigación local para encontrar los microorganismos nativos más aptos. Además, es una técnica sencilla, eficaz y de bajo costo. En cuanto a esto último, tiene un costo que varía entre los 80 y 150 dólares por metro cúbico, pero es más económico que otros métodos como el lavado de los suelos o la incineración.

Más información:
Tierramérica