Caracas, la capital venezolana
Foto: Jose Mazcona.

Con el fin de ahorrar energía, el país presidido por Hugo Chávez comenzó el año con medidas que limitan el uso de electricidad en centros comerciales, cines, bingos y casinos. Además de cumplir con un tope máximo de consumo eléctrico, se deberá cumplir con un determinado horario para el empleo de la luz: la regulación será comprendida entre las 11 y las 21 horas, mientras que fuera de esa franja los establecimientos sólo podrán activar plantas de generación propias para satisfacer su consumo.

Esta iniciativa se suma a algunas de las implementadas durante el 2009 por el gobierno venezolano para disminuir el consumo de energía eléctrica en el país. La medida se aplica en respuesta a una demanda que creció en un 7 por ciento, por lo que mediante la misma se pretenden reducir las cifras en un 20 por ciento.

Muchos de los propietarios de los centros comerciales afectados se demostraron en disconformidad con la normativa dado que modificaría los ingresos de los locales nocturnos y restaurantes que operan en el centro comercial. En el mismo sentido, muchos de los cines tuvieron que eliminar hasta dos de sus horarios de proyección, mientras que los casinos y salas de bingo sólo podrán abrir sus puertas desde las 18 hasta la medianoche.

Por otro lado, de no cumplir con la medida, se prevén sanciones como el corte del servicio las 24 horas siguientes o su suspensión por 72 horas si se reincide en la violación. De acuerdo con Crítica Digital, directivos de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), encargada de llevar a cabo la iniciativa, sostienen que la sequía tiene gran relación con las medidas aplicadas: el objetivo tanto en el sector público como en el privado es mantener el nivel de los embalses del país que presentan niveles muy bajos.

Más Información:
ElInformador.com.ve
Crítica Digital