Foto: Noticias zona centro.

El pasado viernes 16 de abril, las zonas mendocinas de Guaymallén, Las Heras y Godoy Cruz sufrieron el corte del suministro de agua potable luego de que la empresa Obras Sanitarias Mendoza detectara la presencia de mercurio en las fuentes de abastecimiento de agua cruda que llega a las plantas potabilizadoras de Alto Godoy y Benegas.

Varias fueron las hipótesis que señalaban las posibles razones de la presencia de mercurio en el agua. Estas incluían a empresas radicadas en la zona y a los funcionarios encargados de controlarlas.

Para develar la verdadera causa de la contaminación en el agua la Secretaría de Medio Ambiente, el Departamento General de Irrigación y el Ente Provincial de Agua y Saneamiento llevaron a cabo inspecciones en el lugar, donde fueron extraídas varias muestras que luego se enviaron a diversos laboratorios.

Entre aquellos se puede mencionar al perteneciente a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo y la Universidad Tecnológica Nacional.

Finalmente, los primeros resultados de los análisis realizados por la UN de Cuyo fueron dados. Según el secretario de Medio Ambiente, Guillermo Carmoa, la contaminación fue causada por un derrame cloacal en una cámara de inspección de un colector cloacal que circula en paralelo al canal Cacique Guaymallén

Carmoa explicó que allí fueron encontrados 1.500 partes por millón de mercurio en el barro escurrido, cuando el nivel habitual de mercurio es de 1 microgramo por litro en el agua.

Según el funcionario, ahora deben continuarse las investigaciones para detectar qué motivó esta situación y para saber con exactitud si el mercurio circulaba en la red cloacal o si estaba en el terreno y fue arrastrado por el desborde.

Según informó el diario Los Andes, ya se pidió a Obras Sanitarias Mendoza que informe qué empresas tienen permiso de vuelco sobre el colector. Por el momento, y de forma extraoficial, todas las miradas recaen sobre una compañía productora de lavandina y soda cáustica ubicada en Carrodilla, Luján de Cuyo, que utiliza en su proceso de producción el elemento químico detectado en el agua.

Tornando más confusa la situación, el diario El Sol destacó que Medio Ambiente sospecha del accionar de Obras Sanitarias Mendoza y del Ente Provincial del Agua y de Saneamiento dentro de este acontecimiento, debido a que la OSM no informó en un primer momento el lugar exacto donde se produjo la contaminación. Además, ven con recelo el momento elegido para dar la noticia, que coincide con el reconocimiento por parte de Carmoa de sus aspiraciones a ser candidato para las futuras elecciones de Gobernador en la provincia.

Mientras tanto, Obras Sanitarias informó que el agua cruda que ingresa a los establecimientos potabilizadores de la zona recuperó sus niveles habituales de calidad, por lo que desde ayer se reestableció parcialmente el funcionamiento de las potabilizadoras de Alto Godoy y Benegas.

Más sobre agua contaminada:
Argentina: Nuevo estudio de Greenpeace alerta sobre las consecuencias del estado del Riachuelo.
Bolivia: Acciones conjuntas para mitigar la contaminación del Lago Titicaca.