Foto: Laventanaregia

Cuando era pequeño y veía los anuncios del Papalote Museo del Niño y su Mega Pantalla Imax me quedaba con las ganas de ir al museo, a pesar no vivir en la Ciudad de México. Pero mi sueño se hizo realidad. En un viaje de estudios a la ciudad, visitamos aquél museo. Aquí en Monterrey tenemos nuestro Planetario, el cual también tiene una pantalla enorme y cóncava.

Pero al parecer las cosas aquí van a cambiar. Porque no sólo tendrá su Museo Papalote del Niño, sino que será llamado Papalote Verde, en aras de la concientización para la protección del medio ambiente y el desarrollo sustentable.

El Papalote Museo del Niño ha sido invitado por parte del Gobierno del Estado de Nuevo León para diseñar, en el Parque Fundidora (ícono de la ciudad de Monterrey), un museo donde se traten temas relevantes, como el medio ambiente y los cambios que se están generando en el entorno, tanto en la ciudad de Monterrey, como en México y en el resto del mundo.

Lo característico de este museo es que el niño es considerado el protagonista, el “héroe” donde participa y aprende activamente, desarrollándose de una manera integral que le permita tomar acciones en beneficio del planeta Tierra. Ante lo relevante que se torna el tema del medio ambiente y el cambio climático, ¿qué mejor que los niños para que tomen conciencia y presionen a los adultos a cambiar los hábitos de consumo?

Pues como bien se dice, los pequeñines son como esponjas, que aprenden e imitan todo lo que ven. Entonces que así sea, que se les transmita el mensaje de la ecología y del desarrollo sustentable. Los niños juegan un papel crucial en el cambio de mentalidad para el futuro, y es por eso que el Papalote Verde está dirigido a ellos.

Este proyecto es considerado sustentable. Aprovechará las naves del Parque Fundidora, pero su área mayor será subterránea para no afectar el paisaje. El recinto será eficiente en el manejo de energía y contará con espejos de agua; además tendrá una Mega Pantalla Imax en tercera dimensión y digital, y se planea que el museo abra sus puertas en el 2011.

“Se van a tomar ciertos elementos tecnológicos como son las fotoceldas y convertirlas en parteluces, celosías, motivos de fachadas, y además producirán toda la energía que el edificio utilizará. Captaremos, reutilizaremos agua y emplearemos las tecnologías para que el edificio tenga el menor impacto ambiental posible”, destacó Iñaki Echeverría, arquitecto a cargo del proyecto.

Las seis salas temáticas con las que contará el Papalote Verde son:

-Pertenezco: Ligada a la responsabilidad. El niño aprenderá que si es parte de algo se debe de preocupar por su destino y es responsable de él. Conociendo el mundo se aprende a respetarlo.

-Soy: La persona es un ser con dimensión física, psicológica, espiritual y social. La suma de las acciones individuales genera un cambio global que beneficia a todos y a la naturaleza.

-Comunico: Se comprende cuáles son las necesidades de la naturaleza, y por lo tanto se piensa a favor de ella. Se comunica el mensaje de sustentabilidad y se traduce en compromisos y acciones responsables.

-Comprendo: Sólo se puede conocer el planeta si se comprende su funcionamiento y se adapta el estilo de vida a través del uso de tecnologías amigables con la ecología.

-Expreso: El arte se expresa a través del lenguaje de la naturaleza para expresar ideas sobre el cuidado del planeta. Se pueden expresar pensamientos y sentimientos reutilizando los materiales.

-Pequeños: La creatividad de los niños conecta con la imaginación, inteligencia y el aprendizaje. El juego permite el diálogo con los materiales de reuso para crear y dar vida a un nuevo objeto.

Un proyecto como este requiere una inversión considerable. Papalote, al ser una institución sin fines de lucro, busca realizar convenios con distintas empresas e instituciones gubernamentales; de hecho ya cuenta con poco más del setenta por ciento de los recursos confirmados.

Así, también se contará con una campaña de redondeo, donde las personas podrán donar dinero a través de las compras del súper y a través de los cajeros automáticos de ciertos bancos. Quizás así, la gente tome conciencia de que el museo es de todos y para todos, y se sumen a la responsabilidad en la lucha contra el cambio climático y la protección al medio ambiente.

Notas relacionadas:
El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires finalmente se vestirá de verde
La Academia de Ciencias de California es el museo más ecológico del mundo