Foto: Julien Harneis

Si bien hasta el momento se conocía la gran capacidad de los bosques de absorber gases contaminantes de la atmósfera, un estudio realizado por especialistas alemanes permitió definir las cifras exactas, además de analizar los procesos de respiración de la tierra.

Tras diez años de investigaciones realizadas en 250 estaciones científicas de todo el planeta, los analistas obtuvieron como resultado que las selvas tropicales son los ecosistemas que más dióxido de carbono (CO2) absorben, con un 34 por ciento, a las que luego le siguen las sabanas, con un 26 por ciento. En total, expone el estudio, se trata de una capacidad de retirar gases de la atmósfera de aproximadamente 450 mil millones de toneladas de CO2 al año.

Además, una segunda investigación -también elaborada por el Instituto Max Planck de Alemania- tiene en cuenta el proceso de respiración de la tierra. De la observación realizada sobre procesos como la fotosíntesis o la quema natural de materia orgánica, se obtuvo que todos los sistemas del mundo reaccionan de la misma forma ante el aumento de temperatura.

La conclusión obtenida fue que cuanto más se calienta el planeta, los ecosistemas emiten más CO2 y esto produce mayor aumento de la temperatura y un acelerado proceso de calentamiento global. Además, los investigadores sostienen que factores como las transformaciones del carbono en el suelo o la disponibilidad del agua juegan un rol fundamental en este aspecto.

Como explican los especialistas, ambos estudios pueden cumplir un papel muy importante al brindar datos que permiten conocer mejor cómo opera el cambio climático. En este sentido, las estaciones de la red Fluxnet -proyecto por el cual desde hace una década se realiza el seguimiento de los intercambios entre los ecosistemas terrestres y la atmósfera- han permitido obtener información certera sobre cuánto carbono fijan las plantas en la fotosíntesis y cómo los exhalan en la respiración.

Una vez más, los datos científicos corroboran la necesidad e importancia de cuidar los espacios verdes del globo, fuente de vida que impacta directamente en la salud del planeta y de quienes vivimos en él.

Notas relacionadas:
Perú: Se deforestan más de 150 mil hectáreas de bosques al año
Informe: La tala ilegal disminuyó un 22% en los últimos años
Brasil: El ecosistema del Pantanal está perdiendo su masa forestal