Foto: Conciencia global.

Cuando hablamos de basura electrónica – o e-waste-, nos estamos refiriendo a todo aquel producto eléctrico o electrodónico (alimentado por la energía eléctrica) que entró en desuso.

Dentro de esta categoría se incluyen innumerables componentes: maquinaria, televisores, pilas y baterías, electromésticos obsoletos y la lista sigue.

La acumulación de este tipo de desecho se ha incrementado exponencialmente en los últimos años. Con tan sólo pensar en lo rápido que determinados aparatos electrónicos quedan “viejos” en la actualidad, bastará para representarnos el panorama.

Millones de teléfonos celulares se recambian en pocos meses. Luego de tres años de uso las computadoras ya requieren de agregados, modificaciones o su reemplazo completo por otro modelo.

Estos son sólo algunos ejemplos entre muchos. Sucede que un mal tratamiento de este tipo de basura puede ser causa de grandes focos de contaminación por la presencia que generalmente hay en ella de elementos como cadmio, mercurio o plomo.

Una vez que los dispositivos eléctricos se rompen y entran en contacto con el resto de la basura, dichos elementos no sólo tienen la capacidad de afectar gravemente al medioambiente, sino también a la salud de los seres vivos.

Según Greenpeace, ante la falta de programas de reciclado, los residuos suelen terminar en rellenos sanitarios, contaminando el suelo, las napas de agua y el aire, o son incinerados, lo cual provoca la liberación de metales pesados a la atmósfera.

Sumado a ello, estos residuos contienen metales muy valiosos como oro, plata, platino y cobre, que podrían ser reciclados y reutilizados

Por todas estas razones, se torna fundamental comportarse de manera responsable ante el e-waste. Pero muchas veces ocurre que no sabemos qué hacer excactamente con él.

En primer término, es importante que aprovechemos por entero la vida útil de los aparatos. Esto requiere de cierta conciencia medioambiental que nos permita renunciar a tener siempre lo último y más novedoso. Por ejemplo, si tu teléfono celular te parece que se está quedando atrás tecnológicamente, pero sigue cumpliendo sus funciones como lo que es -un teléfono-, no lo cambies.

Por otro lado, cuando un un dispositivo eléctrico o electrónico efectivamente deja de funcionar, antes de tirarlo, podés intentar arreglarlo.

Si esto no es posible, es muy importante no mezclarlo con la basura común que generamos a diario.

Muchos de sus componentes pueden ser reciclados y otros necesitan un tratamiento especial que impida que sus elementos liberen contaminantes.

A continuación, te damos una lista de empresas argentinas a las que podés recurrir si no sabés qué hacer con tu e-waste:

-Escrap: Esta red de operadores del mercado de residuos y subproductos de la Argentina favorece el encuentro entre quienes necesiten desprenderse de dispositivos electrónicos obsoletos, y aquellas personas, empresas, gobiernos u ONGs que pueden valorizar el residuo mediante su reuso, reciclado o recupero de materias primas.

Su misión es promover el uso sustentable de los aparatos eléctricos y electrónicos a lo largo de su ciclo de vida, desde su producción a su disposición final.

Para ello, como se informa desde la misma empresa, se “desarrolla y promueve herramientas, procedimientos y procesos de mercado que permitan la reutilización, el reciclado y otras formas de valorización” de estos residuos, para “reducir su eliminación o disposición final en rellenos sanitarios o de seguridad”.

Para contactarte con Escarp, podés hacerlo al (+54 11) 4743 9217 – 15 4158 2535, o escribir a info@escrap.com.ar.

-Red Reciclar. Ecovalor: Está integrada por empresas dedicadas al reuso de aparatos eléctricos, electrónicos y electrodomésticos.

Su objetivo es llegar con niveles de calidad y garantía a sectores de la sociedad que no tienen acceso al mercado. También a empresas operadoras que reciben y certifican la disposición final de aquellas partes y componentes que no pueden reusarse, cerrando el ciclo limpio del reciclado con reuso.

Su mail es reciklar@arnet.com.ar

-Cooperativa La toma del Sur: Constituida por un grupo de trabajadores que han quedado desocupados, dicha cooperativa se dedicó desde un inicio al reciclado de botellas, cartones y todo tipo de papel.

Posteriormente, incorporaron el lavado de silo bolsa. Según su página web, “este es un material de polietileno de alta (80 % de material virgen) que los filmeros utilizan como materia prima para la elaboración de las bolsas de consorcio”.

Ya desde 2007, la cooperativa se inició en la recuperación de elementos electrónicos. Hoy, ofrece un servicio de recepción y recolección de materiales post-consumo y rezagos varios (electrónicos, plásticos, vidrios, papel, madrea, metales, hierro, etc)

“Siendo coherentes con la consigna inicial de no descartar nada, de progresar siempre, de obtener trabajo digno, decidimos aprovechar una nueva oportunidad que se nos presentaba, la recuperación de productos electrónicos y la deposición final de residuos electrónicos, entregando si es necesario un certificado de deposición final”, informa la citada página.

Para contactarte con La toma del sur, podés llamar al 4229-9947 – 15-6473-9748, o escribir a cooplatomadelsur03@yahoo.com.ar.

-Industrias Dalafer: Este empresa retira materiales Scrap en todo el país, asegurando a sus clientes y proveedores el tratamiento de los mismos, extendiendo certificado de disposición final.

“Disponemos de una planta industrial de 7.500 m2 de los cuales 5.000 m2 son cubiertos con una importante inversión en tecnología de punta, para el reciclaje de residuos industriales que permiten desarrollar procesos limpios, sin contaminación del medio ambiente”, se detalla en su página web.

El contacto de la empresa son los siguientes teléfonos: 4270-9828 / 4115-0439.

Estas son algunas de las organizaciones que se dedican al reciclado de la basura electrónica y eléctrica. Si conocés otras, no dudes en contarnos sobre ellas.

Más sobre chatarra electrónica:
El problema de la basura electrónica en México.
Campaña de basura electrónica de Greenpeace: ¿Qué hacer con lo que ya no sirve?